En 1983, un joven de 28 años llamado Steve Jobs, asistía a una conferencia de diseño en Aspen, cuando junto a su grupo de trabajo decidió hacer una intervenmción artística y enterrar una gran cápsula de casi 4 metros de largo con varios objetos en su interior, para ser desenterrada 20 años después